0 Produccion carne pollo mexico

martes, 11 de octubre de 2011

La producción de carne de pollo en México ha mantenido una tendencia constante de crecimiento, situación influenciada principalmente por una tendencia clara de la demanda por carnes blancas (de bajo contenido graso), así como por sus precios, el cual resulta altamente competitivo con respecto a otros cárnicos y además por ser un producto accesible para personas de cualquier estrato social.

En los últimos años, en nuestro país, se han producido en promedio anual en alrededor de 2,600,000 toneladas, con un ritmo de expansión anual que gira en 4.9%, convirtiéndose el índice más relevante dentro del sector ganadero, ya que además del dinamismo del crecimiento, el volumen en que se incrementa anualmente es muy elevado, en si el crecimiento del volumen en los últimos 10 años ha sido en promedio de más de 100,000 toneladas.
De acuerdo a datos oficiales registrados por la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), hasta 2010 la producción de carne de pollo nacional en México fue de 2,681,117 toneladas para ese año, y el comportamiento anual desde 1998 se puede apreciar en la siguiente grafica:

Comparando en el sector ganadero con las principales carnes de consumo, puede observarse que la carne de pollo es la que mayor volumen de producción respecto a la carne de bovinos y de porcinos, la grafica siguiente muestra la comparación señalada:
En cuanto a producción por estados, vemos que los principales estados productores de carne de ave en el lapso 1996-2006 son: Jalisco y Veracruz participan cada uno de ellos con 11% dentro de la producción total; Querétaro con 9%, Puebla, Durango y Guanajuato con 7% cada uno, México con 6%, Aguascalientes, Nuevo León y Yucatán con 5% cada uno En tanto que Sinaloa y Coahuila contribuyen con 4%. La tasa media anual de crecimiento de la producción de cada uno de los estados es positiva, destacando la obtenida por Aguascalientes, la cual fue de 20% a lo largo del periodo de estudio, seguida por la alcanzada por Sinaloa y Coahuila con 11 y 8%, respectivamente. De acuerdo a datos registrados por SAGARPA, para el año 2010 establecieron que el estado de Veracruz ha sido el principal productor nacional de carne de pollo, seguido muy de cerca por el estado de Jalisco. La participación porcentual que actualmente se presenta en la producción nacional se ve reflejada en la siguiente figura:

En contextos más globales, la importante producción nacional de carne de pollo ubica a México como el cuarto productor a nivel mundial, el cual aporta anualmente alrededor de 3.5%. La producción de carne de pollo a nivel mundial muestra un importante grado de concentración, ya que los tres países mas productores (EUA, China y Brasil), aportaron alrededor de 47.5% en los últimos años.

0 Cultivo en grava en sistemas hidroponicos

viernes, 10 de diciembre de 2010 Etiquetas: ,


Características generales

Convencionalmente se define al cultivo en grava como aquel sistema hidropónico que comprende a los métodos en que las plantas crecen en un sustrato, generalmente no absorbente, y cuyas partículas quedan comprendidas entre los 2 mm y 2 cm de diámetro.

De entre los muchos materiales que se consideran como grava y que se utilizan con frecuencia en la hidroponia, destacan los siguientes: basalto, granito, tezontle, piedra pómez, pedazos de ladrillo, carbón, poliestireno, poliuretano, cascarilla de arroz, etc.

La solución nutritiva se suministra, casi exclusivamente, mediante subirrigación, es decir, la solución se aplica al fondo de la tina o recipiente y va mojando la grava de abajo hacia arriba.

En este capítulo se discuten diferentes métodos con el nombre genérico de cultivo en grava y sólo se particulariza en los diferentes sustratos cuando existen diferencias metodológicas o económicas de consideración.

El cultivo en grava requiere el uso de tinas impermeables. Como sustrato para las raíces se coloca dentro de las tinas un medio, generalmente no absorbente, con partículas relativamente grandes para asegurar una excelente aireación (más de 2 mm de diámetro), pero no tan grandes que no retengan la suficiente humedad para las raíces. Tan pronto como la solución es forzada dentro de las tinas y circula de abajo hacia arriba, el bióxido de carbono, producto de la respiración radical, es expulsado de la grava; al drenar la solución rápidamente, el sustrato succione aire nuevo, que es aprovechado por las raíces de las plantas en cultivo. Las partículas de grava retienen sobre sus superficies (y también dentro de las partículas de materiales porosos) humedad suficiente para permitir un crecimiento satisfactorio.

La solución puede reutilizarse por un tiempo indefinido (si se realizan análisis químicos frecuentes y se restituye el agua perdida por transpiración) o bien renovarse periódicamente.

En función de su tamaño y de otras características propias, las partículas de grava empiezan a secarse después de unas pocas horas y necesitan regarse con bastante frecuencia por lo que a nivel comercial se requiere de un equipo de bombeo muy eficiente.

El cultivo en grava ha demostrado varias ventajas en instalaciones comerciales y es el más comúnmente utilizado en las instalaciones hidropónicas de Estados Unidos e Israel.


Problemas técnicos

El cultivo hidropónico en grava presenta ciertos problemas técnicos de considerable importancia.

Características nutricionales: en general, el control nutricional es semejante al que se realiza bajo cultivo en solución y es más exacto que bajo cultivo en agregado.

Bajo este apartado se discuten tres aspectos: acidez de la solución, nivel de fosfatos y nivel de fierro.

Acidez de la solución: para obtener buenos resultados debe mantenerse la acidez de la solución dentro del rango que va de media a ligeramente ácida. Las fluctuaciones de acidez no son tan marcadas como bajo cultivo en solución, pero sí bastante más que en cultivo en agregado.

Nivel de fosfatos: el nivel de fosfatos en la solución nutritiva debe regularse adecuadamente. Cantidades excesivas de este radical conducen a la precipitación de microelementos en la misma (principalmente fierro). Se recomienda, por tanto, no sobrepasar los seis milimoles de concentración de fosfatos.

El manejo adecuado del nivel de fosfatos favorece la regulación de la acidez de la solución debido a su acción estabilizadora. Una concentración entre dos y cuatro milimoles favorece esa acción.

Nivel de fierro: uno de los principales problemas del cultivo en grava es el de mantener un nivel adecuado de fierro en la solución nutritiva.

Aunque a menudo se encuentra suficiente fierro en el agua y en las impurezas de los fertilizantes comerciales para satisfacer la demanda de las plantas, se recomiendan adiciones frecuentes en pequeñas concentraciones.
Un exceso de fierro puede causar una deficiencia de fósforo, por eso las adiciones deben ser del orden de una parte por millón (ppm).

Características físicas: los principales problemas relativos a las características físicas del cultivo en grava comprenden: tipo y características de la grava, aireación, requisitos del drenaje, frecuencia de irrigación, volumen de la solución, lavado de la grava y temperatura de la grava.

Tipo y característica de la grava: existe, como ya se mencionó, una variedad de sustratos denominados convencionalmente corno grava. Cada uno de ellos posee ciertas características, ventajosas algunas y desventajosas otras, que hay que tomar en cuenta al seleccionarlos. Para lograr un crecimiento satisfactorio de las plantas, la grava debe poseer varias características deseables como las que a continuación se enumeran:

1. No contener materiales tóxicos. En algunos tipos de carbón se pueden encontrar excesivas cantidades de boro o de compuestos azufrosos, por lo que se recomienda lavarlos concienzudamente y/o tratarlos con una solución de silicato de sodio.

El problema más común es, sin embargo, la excesiva acidez o alcalinidad del sustrato, provocada ya sea por sustancias extrañas o porque el tipo de grava sea así por naturaleza. Para corregir la alcalinidad se puede lavar profusamente el sustrato con agua, con una solución ácida, o bien con una solución de superfosfato. En caso de excesiva acidez (situación poco frecuente en la práctica) se sugiere el lavado con agua, con una solución de hidróxido de potasio o con una solución de superfosfato.

2. El medio debe propiciar un excelente drenaje. El tamaño de las partículas, la presencia de material extraño como arena, suelo o fango y la porosidad de la grava, son los principales factores relacionados a esta característica. Todo el líquido libre debe ser drenado; sólo una pequeña película de humedad (y nutrientes) debe quedar retenida en la superficie de las partículas.

3. La grava debe proveer una buena retención de humedad. El principal factor involucrado es el tamaño de las partículas; influye, además, el hecho de que las partículas irregulares o planas tienen superficies de contacto más grandes, lo que les permite una mayor retención de humedad. La porosidad también es importante, sin embargo, presenta algunos problemas, por ejemplo, las gravas porosas son difíciles de lavar y por lo tanto resulta casi imposible el remover impurezas y nutrientes que, incluso, pueden alcanzar niveles de toxicidad; por la misma razón la esterilización química se puede ver un tanto dificultada.

4. Debe propiciar una aireación adecuada. Esta característica se relaciona con la retención de humedad y el drenaje.
5. La grava debe tener la suficiente consistencia para ser durable. Algunos tipos de grava son suaves y se van descomponiendo con el tiempo dificultando el drenaje y, por consecuencia, la adecuada aireación.

6. La grava no debe tener aristas cortantes. Algunos tipos de grava son filosos y pueden causar daño mecánico a ciertas plantas sobre todo en donde el viento es fuerte.

Mas informacion...

0 Cultivo en agregado

martes, 9 de noviembre de 2010 Etiquetas: ,


Características generales

De acuerdo con Harris (1974) y Schwarz (1975), este sistema de cultivo hidropónico comprende todos aquellos métodos en los que las plantas crecen en un sustrato con propiedades de retención de humedad (arena, perlita, ve rmiculita, aserrín, etc.

En este capítulo se discuten los diferentes métodos con el nombre genérico de cultivo en agregado y sólo se particulariza en aquellos casos en que existen diferencias metodológicas o económicas de importancia. Cabe aclarar que el nombre de cultivo en agregado es convencional y que sólo tiene por objeto simplificar el estudio de los métodos hidropónicos que utilizan sustratos absorbentes (algunos autores hablan específicamente de cultivo en arena, cultivo en vermiculita, etc.).

El cultivo en agregado es el sistema más simple de cultivo hidropónico. Las raíces se desarrollan y crecen en un medio inerte, generalmente con partículas de tamaño pequeño y capacidad de retención de humedad.

El sustrato en el que las raíces crecen debe ser lo suficientemente fino para mantener un adecuado nivel de humedad; pero a la vez no tan fino que interfiera con una eficiente aireación. La circulación del aire tiene lugar a través de las partículas del agregado en forma semejante al suelo.


Problemas técnicos

Generalmente los problemas técnicos relativos al cultivo en agregado son más fáciles de resolver que aquellos relativos al cultivo en solución o al cultivo en grava. Las características físicas difieren notablemente del cultivo en solución, teniendo cierta similitud a las de cultivo en grava.

A continuación se discuten brevemente los principales problemas técnicos del cultivo en agregado:

Características nutricionales

Acidez de la solución: Bajo condiciones experimentales y en la práctica comercial se ha observado un crecimiento adecuado de las plantas en agregados (principalmente arena) irrigados con soluciones que oscilan desde muy ácidas hasta ligeramente alcalinas. Sin embargo, la mejor producción pera la mayoría de los cultivos se sitúa bajo condiciones de pH que van desde mediana hasta ligeramente ácidas. Sí el agregado no es exageradamente ácido o alcalino y si la solución está bien balanceada la acidez permanecerá dentro de los límites correctos durante un período de tiempo relativamente largo. En cualquier caso el pH se puede ajustar añadiendo a una solución alcalina, ácido sulfúrico diluido o ácido fosfórico. Si se da el caso de tener una solución muy ácida se puede corregir añadiendo un poco de hidróxido de potasio o una sustancia con propiedades similares.

Nivel de fosfatos: Las plantas que crecen en arena y posiblemente en perlita toleran altos niveles de fosfato en la solución nutritiva, en comparación a los sistemas de cultivo en agua y en grava. Esto se debe a que en la arena el exceso de fosfatos se precipita en forma de compuestos insolubles. Sin embargo, no hay ninguna razón para mantener un nivel mayor a los cinco milimoles. Es posible tratar a la arena con una solución concentrada de fosfatos antes de plantar, y luego omitir aplicaciones subsecuentes de este radical durante una buena parte o la totalidad del ciclo de vida del cultivo.

Nivel de fierro: Generalmente, el mantener un abastecimiento correcto de este elemento en este sistema de cultivo no ofrece ningún problema. La adición de 1 a 5 ppm a la solución nutritiva parece ser suficiente.

Ellis y Swaney (1963), mencionan que se puede añadir fierro en forma de magnetita a la arena antes de sembrar las plantas (1 al 10% del volumen de magnetita).

Características físicas: los problemas relativos a las características físicas comprenden principalmente: tipo de agregado, aireación, drenaje, aplicaciones de la solución, lavados y lluvia.

Tipo de agregados: Los sustratos que más comúnmente se usan en el cultivo en agregado son: arena, perlita, vermiculita y aserrín.


Más informacion...

0 Suelos salinos

lunes, 11 de octubre de 2010 Etiquetas:

Los suelos salinos son aquellos que contienen una gran cantidad de sales disueltas, a tal grado que constituyen un problema para el crecimiento y desarrollo de las plantas. Las sales que comúnmente generan salinidad, esta constituidas por los ANIONES: HCO3-, CO3-2, SO4-2, Cl- y los CATIONES: Ca+2, Mg+2, K+, Na+. El anión nitrato (NO3-) y el catión amonio (NH4+) puede participar en la generación de salinidad, sobre todo cuando se aplican altas dosis de fertilización nitrogenada o se utilizan grandes cantidades de abonos orgánicos.




La salinidad de los suelos se evalúa en el extracto de la pasta saturación, mediante la medición de la conductividad eléctrica, es decir la capacidad de transportar electrones. A mayor conductividad eléctrica mayor salinidad. En los sustratos y en los abonos orgánicos, la salinidad se evalúa también en el extracto de la pasta de saturación. En las soluciones nutritivas, ya sea para hidroponía, para fertigación o para fertilización foliar, la conductividad eléctrica se mide directamente. Las unidad empleada anteriormente es mmhos cm-1 y recientemente se maneja dS m-1; en términos prácticos es igual, es decir el valor de conductividad es el mismo en ambas unidades. Para la evaluación del tipo de sales en el suelo, se deberá expresar su concentración en meq L-1. En el caso específico de la sodicidad de los suelos, es necesario conocer la capacidad de intercambio catiónico de los suelos (Cmol(+) kg-1) y el porcentaje de esa capacidad ocupado por el sodio (PSI).
Para la formación de los suelos salinos se requiere que haya una fuente de sales y condiciones para la acumulación de las mismas. Las fuentes de las sales son de origen natural y origen artificial. Las fuentes naturales de sales la constituyen el intemperismo de los minerales, ya sea por el agua o por ácido carbónico. Una vez producidas las sales, pueden ser transportadas por el agua a los sitios de deposición. Esta situación se describe a continuación:


Informacion completa y detallada...

2 Cultivo en solucion nutritiva

viernes, 8 de octubre de 2010 Etiquetas: ,

Características generales

El cultivo en solución nutritiva recibe también los nombres de cultivo en agua, acuacultura, quimiocultura o nutricultura.

Ellis y Swaney (1963) definen al cultivo en agua diciendo que “...en su sentido más puro es un sistema que involucra el crecimiento de flores y vegetales sumergiendo sus raíces en una solución acuosa de nutrientes”.

El principio básico del cultivo en solución nutritiva es el de que las raíces de las plantas se desarrollen parcial o totalmente en un medio líquido que contenga todos los elementos nutritivos necesarios.

La tina está arreglada mediante un sistema de soporte para mantener erectas a las plantas mientras que las raíces se encuentran sumergidas en un tanque de solución nutritiva.

En otro método, considerado como más aceptable desde el punto de vista práctico, la tina contiene en su parte superior a una cama o lecho de algún material absorbente (generalmente orgánico) sostenido por una malla de alambre. El lecho tiene como funciones principales el servir de sostén a las plantas, retener la solución para usarse por la planta recién nacida, o bien para favorecer la germinación cuando se efectúe la siembra directa. Por debajo del soporte del lecho se encuentra el tanque de solución nutritiva en el que se sumergirá una parte de las raíces de las plantas ancladas en dicho lecho.

Problemas técnicos

Los principales problemas técnicos del cultivo en solución nutritiva pueden sintetizarse en tres aspectos:

Características nutricionales: aunque en este sistema de cultivo se puede usar con éxito un gran número de soluciones nutritivas, se debe resaltar que se trata de un sistema esencialmente carente de capacidad de amortiguamiento (Buffer), y por lo tanto se requiere de un control, muy exacto, de la solución nutritiva, sobre todo en lo referente a los niveles de pH, fosfatos y fierro.

En general, las plantas son mucho más susceptibles a las condiciones adversas de pH de la solución nutritiva bajo cultivo en agua, que en cultivo en grava o arena. Ellis y Swaney (1963) mencionan que “probablemente una razón para este efecto sea el que los fosfatos pueden recubrir las superficies de los medios sólidos de cultivo, ejerciendo con esto una acción estabilizadora de la acidez, de manera que cualquier cambio extremoso que ocurra en la solución no se reflejará rápidamente sobre las raíces de las plantas en contacto con las partículas de arena o grava”. Será necesaria entonces una revisión constante del pH, hasta adquirir la suficiente experiencia para mantener la acidez en el nivel deseado. Como la solución va tendiendo hacia la alcalinidad, normalmente se agrega agua acidulada con ácido sulfúrico para restablecer el nivel adecuado de pH.

Si el nivel de fosfatos en la solución nutritiva es elevado, ocurre la precipitación excesiva de elementos menores, principalmente fierro. Esto es cierto con soluciones desbalanceadas, las cuales tienden hacia la alcalinidad rápidamente. Sin embargo, si hay un balance adecuado entre los iones ácidos y alcalinos en conjunción con un nivel de fosfatos lo suficientemente elevado para ejercer una acción amortiguadora a los cambios de pH, el problema no será tan serio.

El fierro es, a menudo, difícil de mantener en un estado asimilable en la solución nutritiva. Se sugieren, por lo tanto, frecuentes adiciones (una a dos por semana), en pequeñas dosis de alrededor de una parte por millón (ppm), para asegurar el abastecimiento adecuado de fierro sin llegar a la toxicidad.

Características físicas: para favorecer el crecimiento de las plantas bajo cultivo en solución se requiere manejar adecuadamente ciertas condiciones físicas tales como:

Oscuridad para la solución nutritiva: esto se hace necesario para evitar el crecimiento de algas verdes y otras plantas acuáticas diminutas que pueden competir por el oxígeno y los nutrientes. La descomposición posterior de las algas puede llegar a ser tóxica para las raíces, interfiriendo con sus funciones y desarrollo.

Aireación: el éxito que se obtenga con este sistema de cultivo hidropónico depende en gran parte del suministro adecuado de oxígeno para las raíces de las plantas a través de la solución nutritiva. Algunos trabajos publicados y observaciones prácticas, indican que el exceso de aireación a la solución puede también ser dañino para las plantas. Ellis y Swaney (1963) consideran que el nivel del oxígeno más adecuado en la solución nutritiva es de 3 a 5 ppm (a 15.5 °C).

El suministro de oxígeno puede ser natural, o bien, forzado de diversas maneras.

El método más común de oxigenar la solución consiste en dejar un espacio de aire entre la superficie de la misma y la parte inferior del lecho que soporta a las raíces, de tal, manera que las raíces superiores estén rodeadas por aire húmedo mientras que las inferiores están sumergidas en la solución. Para aumentar el abastecimiento de aire, a medida que crecen las raíces, el nivel de la solución se va bajando, hasta dejar un espacio máximo de 5 cm. Un espacio mayor puede dañar por secamiento a las raíces superiores.

También es usual forzar oxígeno en la solución, haciendo pasar burbujas de aire a través de ella mediante una bomba de aire conectada a un tubo con perforaciones (de 1 mm de diámetro y 30 cm de separación), que recorre el fondo del tanque. El volumen de aire necesario depende principalmente del volumen de solución, de la temperatura y la clase de planta. Por lo general de 5 a 10 burbujas por minuto por perforación son suficientes, o bien 10 a 20 burbujas por minuto durante 15 minutos cada hora. Para tinas o recipientes caseros, las bombas de acuarios son adecuadas para oxigenar la solución.

Otra forma de airear la solución consiste en hacerla caer al aire libre desde una altura suficiente para que pueda oxigenarse debidamente (efecto de cascada); sin embargo la circulación de la solución debe ser lenta para no dañar a las raíces.

Circulación de la solución nutritiva: es una práctica comúnmente recomendada, ya que favorece uña mejor distribución de los iones nutritivos y una mejor aireación. Es de suponerse que el movimiento de la solución a través de las raíces ayuda a estabilizar su medio ambiente. Desde luego que el movimiento debe ser lo suficientemente lento como para no dañar a las raíces.

Hay que resaltar que el movimiento de la solución no basta para proporcionar una aireación adecuada, sino que se requiere de algún otro procedimiento para complementarla.

Calentamiento: algunos autores sugieren que para climas templados y fríos es conveniente calentar, aumentando entre 5 y 100 arriba de la temperatura nocturna, la solución nutritiva, con el objeto de acelerar el crecimiento y desarrollo de las plantas. Cuando se instalan sistemas de circulación, la solución nutritiva puede ser forzada a pasar a través de una fuente
de calor. En unidades estacionarías el calentamiento puede ser a través de conductos eléctricos o de vapor.

El cambio brusco de temperatura del d(a la noche, típico de los climas templados, puede ser un problema serio para el cultivo en agua ya que no hay ningún agregado que amortigüe su efecto sobre las raíces. Cualquier cambio de solución o agua que se añada a la misma solución, debe estar aproximadamente a la misma temperatura que la solución anteriormente presente. En una instalación grande será muy conveniente contar con un tanque separado con un sistema de calefacción para precalentar el agua o solución nueva.

Lluvia: El agua de lluvia puede ser un problema muy serio ya que puede inundar las tinas o puede alterar la concentración de la solución. Se recomienda entonces, en lugares con precipitación de regular a alta, proteger a las tinas contra la lluvia.

Soporte para las plantas: en el método de cultivo en solución sin lecho de material absorbente, los problemas de profundidad del lecho, porosidad del material y retención de agua no se presentan. En este caso un tapón de hule o de corcho o un acolchonado de algodón no absorbente es suficiente para mantener a la planta en su lugar.

Para el método de cultivo en solución con lecho de material absorbente se debe considerar lo siguiente:

Profundidad del lecho: ella está determinada fundamentalmente por el tipo de raíz que presenta la planta en crecimiento. Plantas de reducido crecimiento radical no necesitan más de 5 cm de profundidad de lecho, mien¬tras que otras pueden requerir hasta de 10 cm de profundidad de lecho.

Porosidad del material del lecho: La porosidad del material está relacionada con la incidencia de enfermedades; agregados muy finos permanecen mojados más tiempo y tienen más posibilidades de contaminarse. Sin embargo, el sistema radical es un factor importante a considerar en la elección del material; plantas como lechugas o zanahorias requieren un medio más fino que rosas o jitomate.

Retención de humedad del agregado: materiales que se secan muy rápido no son convenientes para las plantas cuyas semillas se siembran directamente en el lecho, porque afectan la germinación. Sin embargo, sí son satisfactorios para aquellos cultivos susceptibles a las pudriciones de la corona. Quizá el mejor sustrato sea una mezcla de materiales absorbentes y no absorbentes de acuerdo a las necesidades específicas de cada cultivo.

Informacion completa...

3 Producción de Nochebuena

jueves, 7 de octubre de 2010 Etiquetas:


La nochebuena (Euphorbia pulcherrima Wild.) En México es un cultivo que se produce en cantidades importantes en época navideña. A los productores que la cultivan les proporciona grandes ingresos por unidad de superficie, debido a la fuerte demanda y elevados precios que alcanza en el mercado durante el periodo comprendido dentro del 15 de noviembre al 15 de diciembre.

En México, su cultivo se inició en la década de los 70’s con la introducción de variedades mejoradas, y ha demostrado un incremento sustancioso en los últimos años, se calcula que en 1980 se produjeron 200 000 nochebuenas y en 1990, 1 500 000. Para 1991 se estimo una producción de 1 800 000 unidades. En 1994 se pudieron haber producido alrededor de 2 500 000. Plantas en sus diferentes presentaciones. Estas cifras fueron proporcionadas por viveros PLANTEC.


Zonas productoras

Las principales zonas productoras de flor de nochebuena en nuestro país se encuentran localizadas en el estado de Morelos y en Xochimilco, D. F. y recientemente otras localidades como Querétaro, Guerrero, Colima, Nuevo León, Michoacán, Jalisco y el estado de México han empezado su producción.

Importancia del cultivo

La preferencia de los consumidores por adquirir éste producto se encuentra en constante aumento, sin embargo también las exigencias en calidad son cada vez mayores, lo cual obliga a realizar las labores del cultivo de la mejor manera, desde la compra o producción de esquejes, preparación de sustratos, pinch, podas, fertilización, riegos, en fin toda la serie de actividades que comprende la producción de dicho cultivo hasta que esté listo para su venta, con el fin de mejorar su calidad, disminuir los costos y el tiempo invertido en este proceso de producción.

Por lo general la mayoría de los productores y sobre todo aquellos que inician con la producción de flor de nochebuena, desconocen la importancia que tiene el manejo del cultivo bajo condiciones de invernadero con la finalidad de obtener una mejor calidad de planta y con esto mejores precios en el mercado.

La nochebuena (Euphorbia pulcherrima Wild.), en nuestro país es un cultivo que produce en maceta cantidades muy importantes en épocas decembrinas. Para los productores que la cultivan les proporciona altos ingresos por unidad de superficie, debido a la fuerte demanda y a los altos precios que alcanza en el mercado durante el período del 15 de noviembre al 15 de diciembre.


Historia del cultivo

La nochebuena (Euphorbia pulcherrima Wild), es nativa de las áreas tropicales de México y Centroamérica (Guatemala) (8Medina,1991); en la actualidad se puede encontrar en forma silvestre en la vertiente del Oeste de la Sierra Madre Occidental en los Estados de Sinaloa, Nayarit, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas (Saldaña, 1992).

La nochebuena (Euphorbia pulcherrima Wild), también conocida como flor de pascua, flor de navidad, estrella de navidad o poinsettia, es originaria de Taxco, estado de Guerrero, México.

Los aztecas la cultivaban antes de la llegada de los españoles y la llamaban “Cuetlaxochitl”, que en náhuatl significa “flor de piel” o “flor de cuero”, por la apariencia de las brácteas. Debido a su color brillante, para los aztecas la flor era símbolo de pureza. Sin embargo, también le daban usos prácticos a la planta, ya que extraían de las brácteas una tinta de color rojo púrpura y el látex lo usaban para preparar una medicina que contrarrestaba la fiebre (Saldaña, 1992).

Los padres franciscanos establecidos en las cercanías de Taxco en el siglo XVII empezaron a usar las nochebuenas en las fiestas del Santo Pesebre, dando inicio a la tradición de esta planta para la época de la Navidad. Esta costumbre fue escrita por Don Hernando Ruiz de Alarcón en una carta a su hermano Don Juan Ruiz de Alarcón, el famoso escritor español. Juan Balme, botánico de aquella época , describía la planta de nochebuena en sus escritos, mencionando grandes hojas verdes y una pequeña flor rodeada por brácteas a manera de protección. Las brácteas, decía, tenían un color rojo brillante. Blame encontró también plantas de nochebuena en las laderas y en los valles cerca de Cuernavaca (Saldaña, 1992).

Las plantas de nochebuena fueron introducidas por primera vez a Estados Unidos en 1825 por Joel Robert Poinsett. Mientras trabajó como embajador de ÉL. U. en México, él visitó Taxco y encontró que las plantas de nochebuena crecían en las laderas. Poinsett, que era un buen botánico envió algunas plantas a su casa de Geenville, California del Sur (Barnes, et al., 1996).

Después de formar sus propios invernaderos, Poinsett distribuyó plantas a varios jardines botánicos y a algunos amigos dentro de los que se encontraba Jhon Bartram de Filadelfia. Bartram, a su vez, le proporcionó planta a Robert Buist, un Nurseryman, los cuales vendieron la planta como poinsettia de Euphorbia. El nombre de poinsettia, sin embargo siguió siendo el nombre aceptado para esta planta para las personas que hablan inglés (Barnés, et al., 1996).

Importancia económica

El cultivo de nochebuena se ha difundido en las épocas de las fiestas navideñas, no solo en nuestro país también en Canadá y Estados Unidos, entre otros, además en los últimos años la nochebuena o poinsettias como se les conoce en los demás países, ha estado aumentando sus ventas así como las unidades de producción, por lo que se puede considerar de alto potencial, especialmente en países del sur de nuestro Continente y en países Europeos (Sánchez, 1979).

Además de ser uno de los cultivos en maceta más importantes en nuestro país y la principal flor que se produce, pues se requiere de mucha mano de obra para su cultivo durante todo el proceso de producción (Ruiz, 1996).

Más informacion...

13 Fenologia de aguacate criollo

martes, 7 de septiembre de 2010 Etiquetas:

El aguacate (Persea americana Mill) es una especie originaria de México, se encuentra cultivada en estados como Michoacán, Estado de México, Nayarit, Puebla, entre otros. Nuestro país es el principal productor de este suculento fruto a nivel mundial. Casi toda la producción se destina para el mercado internacional, siendo Estados Unidos, Canadá, Japón y Europa los principales destinos. Es originaria de México y Centroamérica; podemos encontrar razas de aguacates criollos desde Costa Rica hasta la parte central de México, en P. americana se han identificado cuatro razas con características propias de acuerdo a su área de adaptación, así, se tienen la raza mexicana, raza guatemalteca, raza antillana y recientemente la raza costarricense. Presentan características muy particulares como la resistencia al frió, que en el caso de la raza mexicana responde mejor que las otras y así se puede seguir mencionando particularidades como la respuesta a la altitud, temperatura, entre otros.



En toda la Republica Mexicana se pueden encontrar criollos de aguacate, prácticamente en todos los estados se encuentran cultivados, ya sea en huertos familiares o pequeños terrenos, también se encuentran de forma silvestre que son colectados por pobladores locales de cada región y que sirven de alimento para especies animales como sucede en selvas subtropicales y tropicales. La importancia de estos materiales radica en que forma una fuente importante, no solo para alimento, si no que también algunos con alto potencial para mejoramiento genético, buscando características como resistencia a frió, plagas y enfermedades, contenido de aceite más alto, elevar la productividad o para enanizar árboles.



La propagación del aguacate y de plantas en general se pueden hacer de dos formas: la sexual y asexual; esta ultima es mediante la utilización de cualquier estructura a excepción de la semilla botánica, esto puede ser mediante estacas, esquejes, acodos, injertos, etc. En la mayoría de los productores o viveristas de aguacate primero obtienen plántulas mediante propagación sexual, ya sea de criollos o algo más utilizado en la actualidad para elevar la productividad, los portainjertos enanizantes; posteriormente realizan injertos sobre el patrón obtenido mediante propagación por semilla.



Con la realización de esta práctica se pretendió evaluar la respuesta de aguacate criollo mexicano propagándolo bajo condiciones de Texcoco, Mex. mediante el comportamiento de la fenología.



Materiales y Métodos



- La semilla se selecciono de aguacates criollos, de árboles que se encuentran en la región de Texcoco, de buen vigor y sanos; son de forma redonda, de tamaño pequeño, con longitud promedio de 3.3 cm. y diámetro de 2.5 cm.; los frutos fueron colectados desde el árbol y de frutos que ya habían pasado por la madurez fisiológica.



- La fruta fue despulpada, inmediatamente se lavó. Después de esta operación, las semillas se dejaron orear por dos días. Una vez que las semillas se secaron se prosiguió con la eliminación de la testa, esta operación fue realizada manualmente.

- El sustrato utilizado es tierra común mezclado con una porción de “tierra de árbol” en una proporción de 2:1. Se eligieron bolsas de polietileno.

- Posterior al llenado de bolsas, las semillas fueron desinfectadas con Captan a una dosis de 2 g/l de agua. Antes de sembrarlos se les realizo el corte de candado. Los riegos se dieron cada tercer día después de hecha la siembra.

- Se colocaron bajo condiciones de invernadero en cual se pretendió evitar las bajas temperaturas, sobretodo en los meses de octubre y noviembre.



Actividades realizadas

Fecha

Actividad

Observaciones

25 de Agosto

Colecta de frutos

Criollos

27 de Agosto

Despulpado

Lavado

29 de Agosto

Escarificaron

31 de Agosto

Llenado bolsas Desinfección

Siembra

Bolsas de polietileno

Captan: 2 g/l

Desde siembra hasta la fecha.

Riegos

Cada 3er. día

22-26 de Septiembre

Germinación

83 % de germinación

6-12 de Octubre

Emergencia





Fenología de la planta registrada para las condiciones de Chapingo, Estado de México.

Fig. 2. Emergencia de la plántula a los 42 días después de la siembra, con 3 cm. de altura.





Fig. 3. Plántula observada a los 56 días, presenta seis primordios de hoja, con una altura de 6.5 cm





Fig. 4. Plántula observada a los 65 días, con ocho primordios y una altura de 10.1 cm







Fig. 5. A los 72 días la plántula se observa de esta manera. Tiene una altura de 12.8 cm., con 10 hojas ya formadas











Fig. 6. Se registro una altura de 13.5. Las hojas empiezan a tener el color más verde, esto a los 80 días.













Fig. 7. A los 85 días la plántula se observa como muestra la imagen, y presentan una altura de 15 cm. con 11 hojas



 
Infoagronomo © 2010 | Designed by My Blogger Themes | Blogger Template by Blog Zone